29 junio 2013

FLAN DE SALMOREJO


Este plato ha sido todo un éxito. Solo o con tostas, acompañado de ensalada, como entrante, como aperitivo o como guarnición. Es el flan de salmorejo, una reinterpretación del salmorejo tradicional, que no deja indiferente a nadie. Combina fenomenal con pescado y en especial, con ese delicado salmón a baja temperatura que nos enseñó Irene.
Es una receta muy buena para invitados porque es rápida y fácil y se conserva en el frigorífico hasta el momento de sevir. Eso sí, hay que hacerla con un par de horas de antelación para que se solidifique. Para los vegetarianos, basta con eliminar el crujiente de jamón. Riquísimo, antioxidante y bajo en calorías, perfecto para l@s que seguimos a dieta. ¿Qué más se le puede pedir a un flan?

Ingredientes (8 unid.)

  • 500 g de tomates maduros
  • 150 g de pan (preferentemente del día anterior)
  • 1 diente de ajo
  • 3 huevos duros
  • 2 lonchas de jamón serrano (opcional, para decorar)
  • 5 hojas de gelatina neutra
  • 75 g de aceite de oliva
  • 15 ml de vinagre
  • media cucharadita de sal

Preparación


  1. Poner las hojas de gelatina a remojo, cubiertas con agua fría. 
  2. Sobre un plato, disponer 2 hojas de papel de cocina, extender las lonchas de jamón sobre el papel y cubrir con 2 hojas más. Introducir en el microondas durante 1 minuto a máxima potencia. Dejar enfríar. Ya tenemos el crujiente de jamón.
  3. Ahora lo trituramos para hacer virutas con las que decoraremos el flan: Introducir el jamón en el vaso y triturar durante 4 segundos a velocidad 7. Retirar y reservar.
  4. Sin lavar el vaso, incorporar los tomates, el ajo y la sal. Triturar durante 30 segundos a velocidad 5.
  5. Añadir el pan, el vinagre y 2 huevos duros (reservamos uno para decorar). Triturar de nuevo durante 40 segundos a velocidad 5.
  6. Bajamos los restos con la espátula y batimos toda la mezcla durante 1 minuto a velocidad 10.
  7. Programamos velocidad 4 y medio, sin tiempo y vamos vertiendo poco a poco el aceite de oliva por el bocal para emulsionar.
  8. Después, introducimos la gelatina escurrida y la mezclamos durante 15 segundos a velocidad 5.
  9. Vertemos la mezcla en las flaneras y las guardamos en el frigorífico durante, al menos 2 horas antes de servir.
  10. Cuando desmoldemos, decoramos el flan con las virutas de jamón reservadas, el huevo duro rallado y un chorrito de aceite de oliva.
¡Y a disfrutar! Ya me contaréis qué os parece.